En verano: compensa.

Dieta compensa para contrarrestar los excesos vacacionales

Longevitas Labs

Cada año, con la llegada del verano, se dan una serie de circunstancias que alteran nuestro habitual día a día, y muchas de estas circunstancias lo alteran para bien, pero al mismo tiempo nos ponen un poco más difícil mantener nuestros horarios habituales, nuestros periodos de descanso y de sueño o nuestra alimentación habitual. 

Con los niños ya fuera del colegio, recibiendo invitaciones constantes a comidas, cenas, meriendas o barbacoas, el chiringuito de la playa que a veces ejerce sobre nosotros una atracción casi hipnótica, todos esos amigos a los que les da por casarse en verano y tienen la amabilidad de invitarnos a un copioso banquete, el calor excesivo en muchas zonas que hace que ni siquiera apetezca levantarse del sofá o que sustituyamos infusiones o café por cerveza fresquita o alguna copa, al final, no resulta extraño que lleguemos a septiembre con algún kilo de más, o que aquellos que están siguiendo una dieta de adelgazamiento, se vean incapaces de continuar con ella, o tengan serias dificultades para mantenerla.

¿Qué es compensar?

A menudo, tratamos de realizar ciertos sacrificios con la idea de que si hemos cometido un exceso, podemos borrarlo castigándonos a nosotros mismos con algún tipo de privación. Y esto no es exactamente así.

Podemos poner un ejemplo para que el concepto pueda asimilarse de una forma más sencilla. Imaginemos que llevamos meses sin hacer deporte y, un buen día, aparece la motivación no sabemos exactamente de donde, y echamos a correr sin ningún calentamiento previo, sin estar en forma y sin las zapatillas adecuadas. A los 400 metros sufrimos una contractura, y  durante los días siguientes ponemos todo nuestro empeño en curarnos de esa pequeña contractura con todos los medios a los que nos es posible acceder.

Pues en el caso de nuestra alimentación, sería un poco lo mismo. Una vez que hemos sufrido esa contractura, el daño ya está hecho, por lo que no vamos a poder volver atrás por mucho que lo intentemos, y debemos concienciarnos de que lo importante es estirar bien antes de empezar a correr, hacer un pequeño calentamiento articular, especialmente en el caso de las rodillas y los tobillos, calzarnos unas zapatillas y calcetines adecuados e ir poco a poco aumentando la intensidad del entrenamiento. 

Si tenemos un compromiso, una invitación o simplemente nos apetece darnos un capricho, debemos disfrutar de ese momento sin estar ya autoimponiéndonos un futuro castigo que solo va a servir para desmotivarnos y hacernos sentir mal por habernos saltado nuestra dieta, por no haber mantenido la alimentación saludable que deseamos o por cualquier otro motivo relacionado con las particulares características de cada uno de nosotros. 

Y a la vez, siendo conscientes de que una vez hemos disfrutado con nuestro pequeño exceso, debemos tratar de retomar cuanto antes nuestra alimentación habitual que nos garantice el adecuado aporte de todos los nutrientes que necesitemos. 

¿Cuándo compensar?

Con esa idea del autocastigo a la que a veces sucumbimos es frecuente que lleguemos a conclusiones como las siguientes:

- Como hoy me he excedido en la comida, no ceno.
- Como esta noche tengo una cena importante, voy a suprimir la comida anterior.
- Ayer me pasé comiendo, así que hoy voy a salir a correr.
- Voy a pasarme la semana casi sin comer y así durante el fin de semana puedo darme todos los caprichos que quiera.

Lo más importante a la hora de compensar cualquier exceso es retomar inmediatamente nuestra alimentación habitual, ya sea cuando seguimos algún tipo concreto de dieta o simplemente para volver a alimentarnos de manera saludable, variada y equilibrada. 

Si realmente eliminamos una cena porque nos hemos excedido a la hora de la comida y al llegar la hora de la cena no nos apetece comer nada, o solo nos apetece comer una fruta o cualquier otro alimento ligero, no hay ningún problema. Pero si tenemos que obligarnos a suprimir esa cena podemos encontrarnos con varios problemas: tendremos sensación de hambre, tendremos esa impresión de estar castigándonos y correremos el riesgo de entrar en un círculo que nos lleve constantemente de un exceso al castigo de la privación.

¿Cómo compensar?

Para evitar esa sensación de estar constantemente pasando del exceso al castigo y la frustración que puede llevar aparejada, como decíamos, lo más importante es retomar cuanto antes nuestra alimentación habitual y en lugar de someternos a algún tipo de privación, llevar a cabo dietas depurativas que nos ayuden a eliminar toxinas a través de una alimentación equilibrada y tomar un complemento nutricional que nos ayude a eliminar esas toxinas o que nos garantice el correcto aporte de nutrientes que necesitamos para nuestro día a día. 


Alimento de alto valor nutricional para tu día a día

Fórmula Vital

Fórmula Vital es un alimento de alto valor nutricional que te aporta la cantidad recomendada de nutrientes para tu día a día.

Además posee efecto energizante gracias a su extracto de maca andina y funciona como regulador hormonal.

Fórmula Vital se puede utilizar como sustituto o complemento de una comida. Ayuda a perder peso y eliminar grasa localizada y en dietas compensa es el alimento ideal para compensar los excesos cometidos, sin pasar hambre ni sufrir bajones de energía.

Fórmula Detox te ayuda a eliminar toxinas

Fórmula Detox

Ayuda a tu organismo a eliminar toxinas, tanto de origen interno, nuestro propio organismo, como de origen externo, fruto de una alimentación incorrecta, de niveles altos de estrés, de la contaminación ambiental, el alcohol o el tabaco.

Si deseas realizar una dieta depurativa durante unos días concreto, Fórmula Detox es el complemento ideal para eliminar las toxinas que tu cuerpo ha ido acumulando. 

  Si quieres seguir recibiendo artículos como este y estar al día de todas nuestras novedades suscríbete a nuestra Newsletter:


Escriba un comentario

Usted debe ser registrado escribir un comentario.