Pack Inmune Boost

Longevitas Labs

- El sistema inmune y la inmunología:


Podría definirse la Inmunología como la ciencia que estudia los mecanismos fisiológicos de defensa del organismo. 

Estos sistemas de defensa se dividen en:

Inmunidad innata (o inespecífica): nacemos con esta capacidad y nos protege contra diferentes infecciones y agresiones externas. Por ejemplo, la reacción en forma de fiebre frente a una infección. 

Inmunidad adaptativa (o adquirida): es la que entra en acción frente a sustancias o microorganismos extraños. Por ejemplo, los anticuerpos generados tras haber pasado una infección por Covid o tras ponerse una dosis de la vacuna. 

El funcionamiento del sistema inmune es un proceso complejo que ha llamado la atención desde la Antigüedad, cuando se preguntaban por qué motivo unas personas sucumbían en caso de epidemia y otras parecían no verse afectadas.

A lo largo de la Edad Media y la Edad Moderna se mantienen testimonios en este sentido, y se llevan a cabo los primeros intentos de tratamientos inmunizadores frente a enfermedades como la viruela. 

Pero es durante la transición hacia la Edad Contemporánea cuando el Doctor Edward Jenner, considerado el padre de la inmunología, desarrolla una de las primeras vacunas. Ciertamente no fue el primero en inocular una posible vacuna en humanos, pero sí fue el primero en estudiar posteriormente el grado de inmunidad alcanzada y demostrar que esas personas eran inmunes a la viruela. 

Desde el nacimiento de la ciencia inmunológica hasta hoy sería necesaria una biblioteca entera para albergar únicamente una parte de todo el conocimiento y los avances adquiridos. Y aún a día de hoy, el sistema inmune sigue siendo el protagonista de numerosísimos estudios en la mayor parte de universidades y centros de investigación de todo el mundo. 

Y más con la pandemia. 

En Pubmed, sitio de referencia para la consulta de artículos científicos relacionados con la medicina, la búsqueda del término “immune system” arroja casi un millón cuatrocientos mil resultados. Es decir, casi millón y medio de artículos y publicaciones científicas relacionadas con el sistema inmune. El término “immunology” se va casi a los dos millones de artículos y/o estudios. 

Como sucede también en otros ámbitos, ha sido en los tiempos más recientes cuando se ha empezado a profundizar en la relación de determinados nutrientes con el sistema inmunológico.

- ¿Qué es el sistema inmune?


El sistema inmune es una red de la que forman parte órganos, tejidos y células y que tiene como principal función combatir las infecciones y otras enfermedades. 

Dicho de forma muy sencilla: es la defensa del cuerpo frente a los organismos infecciosos.

Aunque podamos definir de forma muy sencilla lo que es el sistema inmune, su funcionamiento es realmente complejo, y pequeñas alteraciones pueden dar lugar a procesos infecciosos, enfermedades autoinmunes y otros trastornos. 

También puede suceder que el sistema inmune reaccione de forma desproporcionada ante agentes que no son infecciosos o que algunas células infecciosas puedan eludir su vigilancia. 

Cuando el sistema inmune reacciona, se produce lo que conocemos como inflamación. Las células que se encargan de protegernos se desplazan a la parte del organismo que está siendo atacada, ya sea a una mano si nos hemos hecho un corte o a las vías respiratorias altas cuando nos hemos contagiado de un catarro.


- ¿Puede fallar el sistema inmune?


En ocasiones, el sistema inmune puede fallar y esto puede tener consecuencias de distinta índole para la salud. 

Afecciones generalmente más leves como las alergias se originan por una reacción del sistema inmunitario y también enfermedades más graves están relacionadas con fallos en el sistema inmune.

Por un lado están las enfermedades cuyo origen es una deficiencia inmunitaria, que puede ser una inmunodeficiencia de nacimiento o adquirida. El ejemplo más conocido en este caso seguramente sea el SIDA, o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Por otro lado están las enfermedades autoinmunes: la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, la psoriasis…

- ¿Cómo reforzar el sistema inmune?


Para reforzar el sistema inmune existe una serie de recomendaciones de carácter general y relacionadas con el mantenimiento de un estilo de vida saludable entre las que se podría destacar:

1) Dormir adecuadamente. Se ha comprobado que las personas que duermen pocas horas son más propensas a contraer enfermedades víricas. 

2) Los alimentos vegetales ricos en antioxidantes y fibra pueden ayudar a reducir la inflamación y mejorar la microbiota intestinal.

3) Las grasas saludables como el aceite de oliva o los ácidos grasos Omega 3 ayudan a reducir la inflamación.

4) Reducir el consumo de azúcar ayuda a disminuir el riesgo de contraer enfermedades que debilitan el sistema inmunitario.

5) El ejercicio físico adaptado a las capacidades de cada uno puede ayudar a la renovación de las células que forman el sistema inmunitario. 

6) Mantener el estrés bajo control. Altos niveles de estrés contribuyen a aumentar la inflamación, que afecta al funcionamiento del sistema inmune. 

7) Recurrir a suplementos nutricionales que contribuyan a reducir la inflamación y fortalecer el sistema inmune.

La cúrcuma, el magnesio y la vitamina D han sido los protagonistas de muchas de estas investigaciones. 

Magnesio y sistema inmune


El magnesio es un nutriente muy importante para muchos procesos que tienen lugar en el organismo: regula la función muscular y el sistema nervioso, participa en la producción de energía, es importante para los huesos, puede ayudar a reducir el cansancio y la fatiga y participa en los procesos de producción de energía.
 

Además, según las investigaciones más recientes, el nivel de magnesio en sangre es un factor importante para la capacidad del sistema inmune de hacer frente a distintos patógenos. 

.

Texto de Odoo y bloque de imagen

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Basilea y el Hospital Universitario de Basilea ha podido comprobar que los linfocitos T, células que forman parte del sistema inmunitario, necesitan una determinada cantidad de magnesio para funcionar con de manera eficiente. 

Investigadores del Departamento de Medicina de la Universidad de Cambridge han descubierto que los linfocitos T pueden eliminar las células infectadas únicamente en un entorno rico en magnesio. 

Con la pandemia se han acelerado muchas investigaciones y puesto en marcha otras nuevas. Citando algunos ejemplos, el Dr. James Nicolantonio del Mid America Heart Institute ha comprobado como niveles adecuados de Vitamina D y de Magnesio son fundamentales para minimizar el desarrollo de cuadros graves de Covid. 

El Dr. Taylor C. Wallace de la Universidad George Mason y el Think Healthy Group, además de sus habituales apariciones en medios de comunicación y de tener un podcast con gran difusión, en una de sus investigaciones ha podido comprobar como el magnesio pudo haber ayudado a limitar los cuadros graves de Covid en el momento inicial de la pandemia, antes de que existiese vacuna o medicación específica. 


Vitamina D y sistema inmune


Como sucede con el magnesio, la vitamina D ya venía protagonizando numerosas investigaciones relacionadas con su interacción y participación en diferentes procesos del cuerpo humano, incluido el sistema inmune, si bien con la llegada de la pandemia muchas de estas investigaciones han dado un importante acelerón y han surgido nuevos proyectos de investigación. 

Hoy sabemos que la vitamina D funciona de manera similar a una hormona para el organismo, y que es muy importante para mantener la buena salud de los huesos, para la buena salud de los músculos, para mantener el calcio y el fósforo en niveles normales, también está relacionada con la secreción de la insulina y la presión sanguínea y, por supuesto, es fundamental para el sistema inmune.  


Texto de Odoo y bloque de imagen

La vitamina D estimula el sistema inmune adaptativo, contribuyendo a aumentar el número de linfocitos Th2 y ayudando a mejorar los mecanismos de eliminación de patógenos. 

Un estudio llevado a cabo en 2020 en diferentes países de la Unión Europea, y en el que se analizó a más de 190000 personas, concluyó que el riesgo de contraer Covid era más alto en personas con bajos niveles de vitamina D, y que niveles óptimos de vitamina D contribuían a reducir los casos graves y la mortalidad en caso de haber contraído la enfermedad. 

Cabe también señalar respecto a la vitamina D que, entre sus distintas formas, es la vitamina D3 la que mejor metaboliza el organismo. Otro dato a tener en cuenta es la importancia de la acción conjunta del magnesio con la vitamina D, ya que el magnesio contribuye a la activación de la vitamina D. 

Dependiendo del país u organismo de referencia, las dosis diarias recomendadas de vitamina D pueden presentar importantes diferencias. En lo que sí existe cierta coincidencia es en la seguridad de los complementos nutricionales de vitamina D, considerándose que para alcanzar niveles excesivos sería necesario consumir una dosis diaria de 50000 UI (unidades internacionales) durante varios meses. 


Cúrcuma y sistema inmune


Al igual que la vitamina D o el Magnesio, en el caso de la Cúrcuma cada vez se profundiza más en la investigación.

En especial, sobre los curcuminoides, los compuestos biológicos activos presentes en la cúrcuma, y especialmente en la curcumina. 

Solo en PubMed, base de datos de artículos científicos de referencia en medicina, aparecen más de 7000 estudios sobre la curcumina, y más de 5000 estudios que confirman los efectos antiinflamatorios de la curcumina. 


Texto de Odoo y bloque de imagen

Cuando se relaciona la cúrcuma con el sistema inmune, a menudo se hace referencia a su acción como inmunomodulador, sin que quede muy claro en qué consiste exactamente esa función. Podría decirse, de forma sencilla, que la cúrcuma, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, bloquea la inflamación permitiendo que el sistema inmune actúe con mayor eficacia. Además, gracias a sus propiedades antioxidantes también contribuye a frenar el estrés oxidativo. 

Actualmente se está investigando la conveniencia del tratamiento con curcumina en pacientes con cáncer debido a que su capacidad estimulante en la producción de citoquinas podría ser muy interesante en personas inmunodeprimidas a consecuencia de la quimioterapia. 


Imagen de Odoo y bloque de texto

Pack Inmune Boost


Pack Inmune Boost se ha diseñado para fortalecer el sistema inmune gracias a la acción sinérgica del bisglicinato de magnesio, la cúrcuma y la vitamina D. 


Se recomienda tomar dos cápsulas diarias de Magnesio, una cápsula diaria de Vitamina D3 y dos cápsulas diarias de Cúrcuma. 


MÁS INFORMACIÓN >


Escriba un comentario

Usted debe ser registrado escribir un comentario.